Los testículos no descendidos es una afección en la que uno o ambos testículos de un bebé no se han movido hacia su lugar correcto en el escroto. Es conocido con términos médicos como criptorquidia.

Esta patología se ven con mayor frecuencia en bebés que nacen antes de tiempo. Esto se debe a que los testículos no pasan del abdomen al saco escrotal hasta el séptimo mes de crecimiento del bebé en el útero. Otras causas pueden incluir problemas hormonales o espina bífida.

La mayoría de los bebés no tiene síntomas obvios, casi siempre el pediatra especialista se da cuenta de este problema durante exámenes médicos periódicos. Lo más común es que durante el tacto, no encuentre el testículo en su lugar.

Los testículos deben de moverse hacia abajo por sí solos aproximadamente cuando el bebé tiene 6 meses de edad. Si no lo hacen, es importante recibir tratamiento. Los testículos producen y almacenan esperma y, si no descienden, podrían dañarse. Esto podría afectar la fertilidad más adelante en la vida o provocar otros problemas médicos.

Si no se pueden sentir, parte del tratamiento quirúrgico inicial puede incluir una cirugía mínimamente invasiva, como una laparoscopia de diagnóstico, para ver si los testículos están dentro del abdomen.

Lo más importante es visitar continuamente a un pediatra como lo es el Dr. Ricardo Tsuji Ruiz.